lunes, 16 de julio de 2012

PADRE - Mara Lludith Rodrìguez Gurrola


Es tan fuerte esta palabra
que me deja sin aliento,
Es palabra
que va más allá de lo que siento.
Es tan grande esta palabra
que mis brazos no alcanzan a abrazar
porque está escrita en el cielo.
PADRE
Son cinco letras en mis dedos,
es palabra encerrada
en la fuerza de mi puño.
Es palabra ahogada en mi garganta
guardada en un rincón de mi alma…
Quizá en el más profundo.
Santuario de oración en los altares
que se forjan en el alma para aquellos
que partieron de esta vida
dejando los recuerdos,
de una infancia,
de una vida se llevaron los anhelos.
PADRE
¿Cómo no he de pronunciar esta palabra?
Si vives aquí en mi pensamiento
si en mis oraciones cada noche te recuerdo.
PADRE,
bendito seas hoy y siempre,
Roble que de niña anidó mis sueños.
Pues camino con tu amor,
Tus valores y el recuerdo de tu ejemplo.
Bendito seas por siempre Padre Eterno
Pues nunca me dejaste sola y camino
Sin perder la fe en que cada nuevo día,
Brillará el sol y sus rayos encendidos
Serán Padre,
Tu mirada benévola y paciente,
Serán padre
Tú sonrisa que a mi alma fortalece.
Serán tu cálida mano que me guía
Y me motiva a continuar siempre de pié
como tu mi viejo roble
siempre de pie
en esta vida.

VIDA.