lunes, 16 de julio de 2012

LA POESÍA - Gabriel Palou


Una de las más sublimes creaciones, un trabajo artesanal de cualquier artista o de cualquier escritor, ya que ella, le da existencia y sentido a lo que antes no existió.
La poesía pertenece a las Artes, a las Bellas Artes que el Hombre es capaz de llegar a generar. Su fuerza es la potencia con que el autor o poeta se sabe o se puede expresar, enseñando el mensaje a sus hermanos para que lo puedan captar, ya que su mensaje no es excluyente para ningún tipo de clase social, pero su enseñanza es relativa dependiendo de la subjetividad.
Ella es un ayuda memoria del día a día que se va guardando en el memorial, ella es anti-política y anti-militar porque intenta develar cualquier tipo de verdad, ella jamás se calla e intenta gritar hacia la eternidad, por no querer ni poder ajustarse cuando a la Justicia la quieren ocultar.
La poesía es fácil de interpretar, y aunque su compuesto sea pura metáfora nuestro intelecto con la cooperación de todos nuestros sentimientos la saben asimilar, comparándola con el arte de la pintura moderna o tal vez con la música o quizá con la ciencia y su negadora complejidad, la escritura y el mensaje de la poesía se trasmite y trasciende directamente ante los del lector, será porque lo conmueve, será por su grandísima emoción, atacando los valores de la voluntad en su máxima extensión. Pero el mensaje solo puede trasmitirse cuando el lector hace uso de ella comprendiendo lo que hay para aprender y luego enseñar, reconstruyendo el texto desde la postura de cada lector en su contexto particular.
Por eso, diferenciando la poesía de las demás artes, ésta, no es excluyente para educar a la clase baja, a la clase pobre, a la clase según algunos como la menos educada, por esto mismo, en las sociedades de hoy los políticos y los señores capitalistas exilian culturalmente a la poesía de la educación, porque ella les combate sus actitudes inmorales y su muchísima impunidad, ella le pone el pecho hasta las balas del cañón, con tal de contrarrestar ésta triste situación, situación ignorante, situación denigrante a la que denuncio en el mundo del hoy, situación con la que someten a los pueblos a morir de hambre sin querer mirar lo a vergonzante del elitismo posmoderno tan punzante.
La poesía es censurada por su gran enseñanza y por su fácil adquisición del contenido a estructurar o a comprender, esto es educar y atenta contra cualquiera que intente manipular el poder desde su punto de vista y nada más. Ella tiene efecto efervescente o es captada inmediatamente, ella nos hace reflexionar para así actuar conscientemente, ella es una importante mercadería para la enseñanza de la clase mundana y de esta mucha gente, por eso ella es desterrada y mal mirada por aquellos poderosos que solo quieren verla censurada, muerta y degollada, para así poder opiar al pueblo metiéndole peerro por liebre.
Pero con la poesía no van a poder, ella es demasiado libre para quererse enriquecer, ella no es tonta ni la van a joder, ella se planta hasta en las calles de la noche hasta el amanecer, ella es como el sol, brilla para todos sin ninguna restricción, ella no hace acuerdo para ninguna institución, porque la literatura solo el pueblo es su poseedor, sin querer hacer ningún tipo de acuerdo pero con fin de reflexión.
La poesía es conocimiento, la poesía es saber, por eso quiere ser derrocada por los dueños del poder, por eso ellos quieren aplastarla para que las flores de sus cogollos no puedan florecer, apagando todas las luces y mostrándonos solo lo que ellos nos quieren hacer ver, engañando a todo un pueblo que le sea obligatorio obedecerles a ellos sin preguntar ¿Por qué?
La poesía hace a la conciencia porque ella mejor que nadie sabe que los tiempos se le han de acabar, en este mundo tan nuestro que la ambición del poder nos quiere arrebatar, ella se presenta raudamente ante los ojos del lector porque genera estructuras de conocimiento fácilmente para su comprensión y asimilación en la ficción vivenciada a través del personaje o del héroe de la narración.

Gabriel Palou