viernes, 2 de marzo de 2012

EL PLACER POR EL PLACER - Gloria Trejo

¿Qué es el placer? Existe el dicho popular, “si te gusta, es bueno” pero será esto verdad? ¿todo lo que nos gusta, es bueno? ó ¿todo lo bueno, nos gusta? y ¿Qué es lo bueno para cada quien? y ¿Qué le gusta a cada quien? El ser humano desde tiempos inmemoriales sido educado (¿) para ser lo que la Sociedad espera de el, desde que nace y aun después de muerto su vida está “organizada” por una serie de Instituciones ya sean públicas o privadas, la eterna lucha entre el “ser” y “el deber ser”

“El hombre es libre por naturaleza, y renunciar a esa libertad, es renunciar a su calidad de hombre.” J.J.R.

“Toda Institución que pone al hombre en contradicción consigo mismo, carece de valor alguno.” J.J.R (El contrato Social)

Es válido que el hombre renuncie al placer en aras de la utilidad, de la Sociedad.?

¿EL HOMBRE ES FELIZ POR QUE ES ÚTIL? ó ¿EL HOMBRE ES ÚTIL POR QUE ES FELIZ?

El Hedonismo es una teoría moral que constituye al placer (hedoné) en bien último o supremo fin de la vida humana. Un grupo de teorías morales, tanto en la Antigüedad como en la Edad Moderna, han supuesto que el fin último o bien supremo del hombre se identifica con el placer, bajo el término general de hedonismo se ha tendido a agrupar a diversos pensadores separados, en realidad, por notables diferencias. En sentido estricto se define como hedonismo toda doctrina que considera el placer (hedoné en griego) como fin supremo de la vida. y la felicidad.
Las escuelas clásicas del hedonismo
Las dos escuelas convergen en el detestar la superstición y la religión y basar lla conducta y el juicio mediante la experiencia y la razón. Así anticipan las posiciones del humanismo y del iluminismo posteriores. De todas formas difieren en lo siguiente:

La escuela cirenaica (cuarto y tercer siglos A.C.) fue fundada por Aristipo de Cirene, fue una de las más antiguas escuelas socráticas y enfatizaba solo un lado de las enseñanzas de Sócrates. Tomando la afirmación de Sócrates de que la felicidad es uno de los fines de la acción moral, Aristipo mantenía que el placer era el bien superior.

El epicureísmo identificaba al placer con la tranquilidad y enfatizaba la reducción del deseo sobre la adquisición inmediata del placer. En esta forma, el epicureismo escapa a la objeción precedente: mientras el placer y el bien mayor son de hecho lo mismo, Epicuro argumentaba que el placer más alto consiste de una vida simple, moderada que se vive con amigos en discusión filosófica. El enfatizaba que no era bueno hacer algo que a uno le haga sentir bien si, cuando se lo experimentaba, uno después denigraría las experiencias posteriores y estas le harían sentirse bien. Según Epicuro la sensación es la base de todo el conocimiento y se produce cuando las imágenes que desprenden los cuerpos llegan hasta nuestros sentidos.

El término hedonismo puede tomarse en dos sentidos, lato y estricto. En el primero, hedonismo sería una teoría ética de gran amplitud en la que la palabra placer tendría un significado muy extenso, abarcando tanto el placer como la utilidad; en este sentido se encuadraría dentro del hedonismo el utilitarismo. En un sentido más restringido, el hedonismo se diferencia del utilitarismo, fundamentalmente, porque el primero cifra el bien en el placer individual, mientras que el segundo afirma como bien sumo el placer, el bienestar y la utilidad sociales; el hedonismo tiene carácter individualista, el utilitarismo es de índole socialista (en el sentido etimológico de la palabra).

Diógenes Laercio, además de las sensaciones, los sentimientos y las ideas generales, menciona un cuarto proceso de conocimiento: las proyecciones imaginativas, por las cuales podemos concebir o inferir la existencia de elementos como los átomos.La ética, es la culminación del sistema filosófico de Epicuro: la filosofía como el modo de lograr la felicidad, basada en la autonomía o autarkeia y la tranquilidad del ánimo o ataraxia. En la medida en la que la felicidad es el objetivo de todo ser humano, la filosofía es una actividad que cualquier persona, independientemente de sus características (edad, condición social, etc.) puede y debe realizar.

La lucha contra las diversos miedos que amenazan y paralizan al ser humano es parte fundamental de la filosofía de Epicuro; no en vano, ésta ha sido designada como el "tetrafármaco" o medicina contra los cuatro miedos más generales y significativos: el miedo a los dioses, el miedo a la muerte, el miedo al dolor y el miedo al fracaso en la búsqueda del bien:

El miedo a la muerte es un temor que se produce por dos motivos: o bien la imaginación nos lleva a pensar que existen cosas terribles tras la muerte o bien es fruto de la consideración de que yo, como individuo, voy a dejar de existir para siempre. Ambas pensamientos, sin embargo, son infundados. “No debemos temer a la muerte, por que mientras estamos vivos quiere decir que aun no llega, y cuando llega ya no estamos aquí”

En la búsqueda del bien y de la felicidad en la vida está relacionado con el ideal de autonomía del sabio epicúreo. Quienes consideran que la felicidad depende de factores externos equivocan su juicio y se someten a cosas que están fuera de su control, como la opinión de los demás, las recompensas externas, etc. Por el contrario, gozando de la autonomía propia del sabio, es posible para cada uno lograr un estado de ánimo equilibrado y gozoso con muy pocos medios (no debe olvidarse que la mayoría de las filosofías helenísticas surgen como respuesta a un mundo en continuo cambio y conflicto y pretenden proporcionar al individuo la coherencia e independencia que la polis clásica había perdido, o sea cualquier parecido con la realidad actual es pura coincidencia ja)

Epicuro siempre sostuvo la importancia de distinguir entre los placeres aquellos que eran verdaderamente beneficiosos de aquellos que podían generar una dependencia (sic) y que terminaban por causar insatisfacción, bien porque fuesen irrealizables o bien porque eliminaban la autonomía del individuo. " La filosofía de este pensador tuvo grandes seguidores, en la antigua Grecia, ferozmente combatida por el “puritanismo Inglés” al grado de darle el mote de “filosofía maldita”.

Finalmente Epicuro exalta la amistad entre los seres humanos como una de las mayores virtudes y uno de los mejores placeres de los que se puede gozar. La amistad proporciona un apoyo en un mundo hostil y extraño. Es una ayuda no tanto por lo que los amigos hagan efectivamente por uno, como por el hecho de saber que podamos contar con ellos, en caso de ser necesario. La amistad llevó a Epicuro a fundar su propia escuela ( El jardín )entendida como un lugar de encuentro, de disfrute, de diálogo y de estudio así como de recuerdo gozoso de los amigos que ya han desaparecido.

La clave del modo de vida epicúreo, ( contraria a la tradición Judeo-cristiana “Que importa que seas libre o esclavo, en este “valle de lágrimas” lo esencial es ir al paraíso y la resignación (llámese negación de uno mismo) no es mas que un medio para lograrlo.) J.J.Rousseau. …consiste en gozar saber y compartir. Esos tres factores, como nos muestran las palabras de Epicuro, están íntimamente relacionados: Gozar el placer de estar vivo, saber discernir lo que es verdaderamente valioso, y compartir en la amistad tanto la vida como el conocimiento.

Dentro de la filosofía contemporanea se destaca la figura de Michel Onfray como abierto proponente del hedonismo. Él manifiesta en una entrevista que "Se cree que el hedonista es aquel que hace el elogio de la propiedad, de la riqueza, del tener, que es un consumidor. Eso es un hedonismo vulgar que propicia la sociedad. Yo propongo un hedonismo filosófico que es en gran medida lo contrario, del ser en vez del tener, que no pasa por el dinero, pero sí por una modificación del comportamiento. Lograr una presencia real en el mundo, y disfrutar jubilosamente de la existencia: oler mejor, gustar, escuchar mejor, no estar enojado con el cuerpo y considerar las pasiones y pulsiones como amigo. No creo que hallamos venido al planeta para sufrir ni ha exaltar el dolor como una forma de expiación.”

El buscar el placer es algo innato en el ser humano no tiene por que considerarse como algo"[ malo y sucio, primitivo y sórdido” Ser hedonista no es promulgar la vagancia, la irresponsabilidad o los vicios que afecten la salud. Es vivir intensamente y ejercer el derecho a sentirnos bien, vibrar con las cosas que nos gustan y exaltar un poco más la sensibilidad. Intentar estar bien es una responsabilidad vital.

Si la fe mueve montañas, la curiosidad mueve al universo. No hay bienestar psicológico sin curiosidad, por eso, cuando le quitamos alas a la capacidad de investigar el mundo que nos rodea, perdemos toda capacidad de comprensión y aceptación del mismo.

El hedonista responsable es un incansable investigador de lo increíble y lo prodigioso y tiene muy claro que lo inaudito puede estar en la gente más sencilla y en las cosas aparentemente más simples. Los aspectos placenteros de la realidad están a la espera para que los aprovechemos, no hagamos como las personas que no se aman y por lo tanto no aman a los demás, el renunciamiento a los placeres deben ser también un placer para quien asi lo decida de lo contrario se convierte en un suplicio.Si intentamos racionalizar más de la cuenta los sentimientos, obstaculizamos su fluidez, los inhibimos, En nuestra cultura, el culto al análisis es tanto que no somos capaces de oír, mirar o tocar, "sin pensar". Hay una tendencia clara a "ubicar" la emoción en categorías conceptuales, juicios de valor y opiniones. Cuando estemos bien y contentos, no nos enfrasquemos tanto en los por qué. Si no es dañino para uno, ni para los demás, simplemente aceptemos el disfrute, el goce, el placer.
El estilo de vida placentero, es el aceptar y estar en armonía con la Naturaleza, el hombre no es mas sabio ni mas “santo” por que renuncie a su propia naturaleza, por que se niegue los placeres básicos de la vida, al contrario será mas honesto e íntegro consigo mismo.
El placer de un amanecer en la playa, de una deliciosa comida, aderezada y bien presentada, de un vaso de agua fresca en pleno calor del mediodía, de una rebanada de sandía que se te escurre por entre los labios, entre las manos, el placer de una buena compañía, de una buena plática de sobremesa, de escuchar bellas melodías, de caminar descalzo sintiendo el pasto fresco en tus pies, el olor a tierra mojada, el murmullo del viento, el calor del sol, el placer de una mirada, de escuchar la voz de un ser amado, su risa, su llanto, sus manos, su vida, es interminable la lista de placeres que tenemos a nuestro alcance, el placer de estar solos de gozar de nuestra compañía, el placer de saber, de saciar nuestra curiosidad, de creer, de ser, el placer, por EL PLACER DE VIVIR.
 Gloria Trejo-México. @all rights reserved. 2008