domingo, 22 de enero de 2012

ELA - Gabriel Palou

La naturaleza me hacía saber que alguien se marchaba para nunca más volver.
El cambio se da en el ser, y nosotros seres alados, lo tenemos que perecer.
El paso fugaz que se arremeten los entes, a veces tiende a trascender, dejándonos huellas que tal vez nunca puedan desaparecer.
Tu sonrisa, un a priori universal, se robaba mi alma para hacerla regocijar.
La energía y la materia, el espacio y la temporalidad, fenómenos absolutos que cambian con el movimiento sensacional.
Ela, la más bella particularidad, codificada de un modo perfecto, el de Ela y nada más.
La vida y la fatalidad, dos caras de una misma moneda, dos papeles distintos que obligatoriamente el artista tiene que actuar.
Alejada de mi entender, te fuiste no sé dónde y, hoy me siento enloquecer.
Gabriel Palou