martes, 22 de enero de 2013

BRONCA - Franco Barbaran


No tener un propio espacio para la creación, no poder sentir silencio mezclado con brisa de mediodía, mezclado con una lapicera que se airea de la misma brisa.
Da impotencia tener que lidiar con las desesperantes expresiones de los habitantes de esta casa.
Tan solo un propio espacio para la creación. Tan solo una silla, o algo donde sentarse, y eso sí : una ventana de cualquier tipo o tamaño, para que sea el punto donde yo pueda apreciar el comienzo y el fin del mundo.