miércoles, 22 de agosto de 2012

UNA CASA ATERRADORA - Magdalena Márquez


My house is really creepy... I’m sure I have heard some kind of electric sound... a very loud sound... and I am alone in the house...

(Mi hijo Alex en su Facebook, 9 agosto)


Estoy seguro de haberlo oído de nuevo, es ese ruido característico del insecto pegándose en el matamoscas una tarde de verano, ese sonido eléctrico. Pero no, hace frío, aquí no hay matamoscas, estoy lejos de casa, muy lejos del calor bochornoso, del verano, de las moscas.

Otra vez, ahí está ese rasguear, quedo, continuo. Fuera una inmensa nube ha oscurecido el día en un momento. No dejo de oírlo, ¿quién anda ahí?  No hay respuesta, estoy solo. ¿Solo? Me observan, lo sé, unos ojos se clavan en mi nuca. Un trueno rompe el cielo que se desborda. El ruido de la lluvia golpeando con furia las calles silencia todo lo demás, pero sé que está ahí,esperándome.

El miedo me paraliza, otro trueno lo inunda todo, otra vez ese sonido metálico. No quiero volverme … tengo que volverme … me va a atrapar … tengo que defenderme …correr … huir…. me atrapará. Su aliento en mi espalda. Con el poco valor que aún me queda, casi sin abrir los ojos,  muevo lentamente mi silla giratoria.

Ahí están … estos malditos gatos han vuelto a invadir mi habitación. A veces mi casa me parece realmente aterradora.



Cats are invading my room! Cool!
(El mismo hijo, el mismo Facebook, 2 agosto)

Magdalena Márquez