lunes, 6 de agosto de 2012

RE-NACIENDO - Gregorio Samsa


El agua fría que corrió por mi cuerpo transformó
Para siempre mi piel.
La hizo fuerte, gruesa, viva.
Cambió su envoltorio.
Las heridas se convirtieron en luces
y los poros en portales cósmicos.
Mutó a tela sagrada…
La sangre ya no se ve, las venas no se sienten,
el pulso no resuena…
Pero si la certeza de la vida viva,
El olor a líquido amniótico…
Es diferente, es una sentencia pacificadora,
sensual, macro-rítmica.
Y brotó vapor de mis órganos externos
mientras cantaban los gallos en la montaña.
Y la música se adelantó, se instaló tri-dimensionalmente
en la guarida roedora, en la casa de los duendecillos del bosque.
Yo soy un roedor de piel gruesa y cabellos húmedos.
Yo soy el conquistador del monte.
El infrahumano re-naciendo.
El infante penetrando en el Útero Universal.

HVE 02 de Agosto 2012

Gregorio Samsa